¿Por qué China?

¿Por qué China? o ¿Por qué Kung Fu?

Wing Chun Marce Navarro Moy YatChina, como dicen importantes sinólogos del siglo XX es el gran contrapunto a nuestra cultura. Una civilización que tiene más de 4000 años de cultura y refinamiento y que llegó a su apogeo fuera de la influencia indio europea por lo menos hasta el siglo XVII y en muchos aspectos hasta entrado ya el siglo XIX.

China, bajo mi humilde experiencia como artista marcial, nos permite acceder a otra perspectiva la cual, no competirá con nuestras tradiciones o maneras de pensar, sino que hará de lugar de partida para explorar de manera más plena nuestra propia manera de mirarnos como seres humanos.

Toda expresión cultural está ligada al desarrollo de las personas, independientemente al punto cardinal del planeta que pertenezca ese legado o expresión cultural; su importancia es preponderada por su contribución hacia las personas y a la sociedad, que nutre de manera directa a la amplitud de sus capacidades expresivas y creativas, pero principalmente al desarrollo y uso de la inteligencia la cual se explaya en los diferentes ámbitos en los que se mueven, trabajan, aman y en definitiva viven.

Un punto a destacar y que está consensuado dentro del pensamiento chino clásico es la importancia de cualquier proceso que nos pueda llevar a la eficacia a través del desarrollo humano. Esta noción toma un papel capital en la cultura china a través de prácticamente toda su historia, y se explaya en casi todas sus maneras de expresión como la política, la pintura, la música y hasta en la guerra.

Clave en este pensamiento son sus propios referentes como Confucio, Mencio o Sun Tsu que dejaron a través de su legado escrito referencia, de cómo se pensaba en la época de la pre-unificación de China como Imperio.

Esta época en la que floreció el Pensamiento Estratégico Clásico Chino, se llamó la época de los Estados Combatientes y marcó un antes y un después en la historia, en la sociedad y en la cultura china. En ese contexto se utilizaba de manera usual un término muy conocido hoy en día por nosotros; este término era llamado de Kung Fu.

Nos compete a nosotros legatarios de esas artes, que expresan nociones claras de esos procesos conscientes e intuitivos, que a su vez de educar, desarrollaban en las personas su propia capacidad de lidiar de manera eficiente con las diferentes situaciones de la vida y de lo cotidiano; revitalizando así también, el valor de estas artes que contemplan esos procesos de aprendizaje y auto conocimiento.

¿Por qué China? o también ¿Por qué Kung Fu? Estas son dos buenas preguntas, las cuales, comenzaría respondiendo con una simple fase: “porque hoy en pleno siglo XXI nos sirven y nos son útiles como una referencia alternativa… ”

M.N.F

Deja un comentario